¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se puede desarrollar de varias formas, iniciando con una historia médica completa y luego el médico puede solicitar alguno de estos exámenes:

  • GastroscopiaDurante el procedimiento, el médico introduce un tubo delgado con una cámara (tubo de plástico de 8 a 12mm de diámetro y 160cm de longitud), llamado gastroscopio, a través de la boca del paciente y hasta el estómago para examinar su revestimiento. El médico busca indicios de inflamación (puntos rojos, edema) y puede tomar una muestra diminuta del revestimiento para ser analizada (se conoce como biopsia). Una vez diagnosticada la gastritis, la persona deberá seguir el tratamiento y realizarse una nueva gastroscopia a los 3 meses como control.
  • Exámenes de sangre: Se mide el recuento de glóbulos rojos de la sangre para detectar anemia, una condición en la cual no hay suficientes glóbulos rojos, lo cual puede causar gastritis.
  • Cultivo de heces: para descartar la presencia de bacterias anormales en el tracto digestivo las cuales pueden causar diarrea y otros problemas. Se recolecta una pequeña cantidad de heces y se envía al laboratorio; la presencia de sangre en las heces puede ser un signo de gastritis.

Comentarios